Del sentimiento trágico de la vida, de Miguel de Unamuno.

 

Género: ensayo (108 páginas)

«Soy humano, a ningún otro hombre estimo extraño». Basándose en una frase de  El atormentador de sí mismo, del cómico latino Terencio, Unamuno abre su reflexión sobre la filosofía, a la que define como la ciencia de la tragedia de la vida. Argumenta que la biografía de los filósofos es la que mejor explica la filosofía porque al fin y al cabo la filosofía va de eso, de hombres de carne y hueso. La filosofía, además de ser el origen de las demás ciencias, ha tratado de plantear las preguntas fundamentales del ser humano, entre ellas la de la inmortalidad. A partir de ahí Unamuno se centra en  el anhelo de inmortalidad, el que ha llevado a los hombres al pensamiento y a la búsqueda del conocimiento. También es la razón de las grandes obras que la raza humana ha hecho y el motivo por el que ha buscado consuelo en la religión. Lo racional es la mortalidad; lo irracional, la inmortalidad, cabría decir. Ante esto se han propuesto varias soluciones, como la idea del eterno retorno de Nietzsche o la fe católica. Es en esta última donde Unamuno encuentra el lugar de la filosofía española. Según él, las ideas filosóficas en España se diluyen en el idioma, la literatura y la mística. Ensalza la figura de Don Quijote y concluye postulando que el quijotismo es la verdadera religión nacional.

 

Del sentimiento trágico de la vida (1912) puede ser un buen reenganche para aquellos que se enamoraron de la filosofía en el Bachillerato y no han vuelto a tocarla. Sus ideas pueden resultar ya muy superadas pero el estilo no deja de ser ameno comparado con otros filósofos.  Es una fuente impagable de citas y, como nota curiosa, vale la pena leer las ideas de Unamuno sobre el amor carnal al que dedica buena parte de un capítulo.

Disponible en edición de bolsillo y en formato electrónico, en este último lo puedes encontrar por 2€.

 

EVALUACIÓN: RECOMENDABLE.

 

Gato Valdelvira

#cuentameuncuento

#cuentameunlibro

#cuentamedelsentimientotragico

#todoslosgatossonpardos