Divorcio de mutuo acuerdo: cosas que debes saber antes de dar el paso

 

Cada año, el índice de parejas y matrimonios que se separan o divorcian, asciende de manera desmesurada, y parece que no tenga control.

Hay muchos factores que influyen en la toma de estas decisiones personales y complicadas, pero en este artículo os trataré de explicar desde el punto de vista legal, la forma de actuar cuando una pareja toma la decisión de divorciarse.

Antes de nada, cuando un matrimonio decide poner fin al mismo y llevar a cabo un divorcio, lo primero que deben de hacer es asesorarse acerca de las diferentes formas de llevar acabo dicho divorcio (cada caso tiene matices que lo hacen diferentes de los otros). La forma más aconsejable por el bien de las partes, así como de los hijos, es el divorcio de forma amistosa.

En nuestro despacho tratamos de que la pareja, aunque se haya separado, enfoque su divorcio en un mutuo acuerdo, de tal forma, que ambos tomen conciencia de la situación para que, por el bien de sus hijos, les afecte lo menos posible.

 

Cuando el divorcio de mutuo acuerdo se lleva acabo, no es menester que en el procedimiento haya dos abogados. Con un abogado es más que suficiente, debido a que al ser de mutuo acuerdo, se presentará una demanda de divorcio de mutuo acuerdo, adjuntando el convenio regulador firmado por las partes.

Los requisitos fundamentales para Llevar a cabo el divorcio de mutuo acuerdo son principalmente:

-Que las partes se encuentren de acuerdo acerca de la custodia de los menores

-En el caso de desear liquidar bienes, es fundamental tener claros los bienes a repartir entre ambos.

La documentación necesaria para comenzar el trámite será la siguiente:

certificado de matrimonio, el cual se solicitará en el registro civil correspondiente en donde se celebró el matrimonio

certificado de nacimiento de los hijos, el cual se solicitará también en el registro civil de la ciudad en donde los hijos nacieron.

Certificado de empadronamiento de la familia.

 

 

Una vez recopilada dicha documentación, se procederá a elaborar el correspondiente acuerdo que ambas partes firmarán una vez sea redactado el mismo.
Tras firmar el acuerdo, el abogado procederá a presentar una demanda de divorcio de mutuo acuerdo, adjuntando el convenio regulador firmado por ambas partes, así como la documentación esencial la cual se ha enumerado con anterioridad. Una vez presentada la demanda, así como los documentos, el juzgado donde haya recaído la misma, citará a las partes para que se proceda a la ratificación del Convenio.

Así ratificadas las partes en el convenio, en el caso de que existan hijos menores de edad, el convenio será revisado por fiscalía, debido a que por ley, el ministerio fiscal al existir hijos menores, deberá entrar en el proceso como parte interesada. Una vez revisado el convenio, se enviará al juzgado, donde finalmente se dictará la correspondiente sentencia de divorcio, aprobando así el convenio regulador.

Pasados 20 días, la sentencia de divorcio alcanzará la firmeza, es por lo que el juzgado facilitará a las partes el correspondiente Testimonio del convenio, para que así tengan el original y registren a su nombre lo que crean conveniente, en el caso de haber realizado liquidación de gananciales de mutuo acuerdo.

 

Como veis, el proceso será siempre menos tedioso si las partes llegan a un acuerdo que les convenga, y se evitará hacer “leña del árbol caído”, donde casi siempre los más perjudicados son, los hijos.

En el próximo artículo os contaré la otra cara de la moneda, donde veremos como actuar en caso de que no se llegue a un acuerdo previo.

 

Elena Gutiérrez

#revistacuentame

#cuentameunconsejolaboral

#cuentameDivorcioMutuoAcuerdo