Dublineses, de James Joyce

 

Ya sé que a veces fuimos forzados a leerlos en la escuela y nos resultaron aburridos y complicados, tratando de encontrar todas esas cosas que nos decían que teníamos que encontrar en esos libros, que, al fin y al cabo, no eran más que eso: ¡libros!

¡De eso se trata! De leerlos sin prejuicios, la mayoría de sus autores nunca pensaron siquiera que serían leídos y mucho menos que algún día serían estudiados, escudriñados, despedazados por críticos, psicólogos y eruditos varios.

Simplemente los escribieron… a veces como respuesta a una necesidad de comunicación, otras para mostrar algo que les molestaba en su entorno o en la sociedad y así debemos disfrutarlos.

 

Hoy les quiero hablar de un escritor de esos que llaman difíciles: James Joyce, un irlandés (Dublín (1882–1904)) y de su libro Dublineses.

Un conjunto de relatos que retratan de manera incisiva pero sutil la vida y las costumbres en esa pequeña ciudad hacia 1914, justo antes de la Primera Guerra.

Con precisión escrupulosa describe cada sitio, cada calle, cada pub y también nos muestra la inercia moral de sus habitantes aparentemente atados a la religiosidad que los mantiene en una especie de parálisis y que al mismo tiempo no dejan de mirar hacia el Este, hacia el Continente donde todo sucede.

En este, su primer libro, Joyce adopta la epifanía, aquello que San Agustín describió como la representación de Dios en el ser humano para llegar a una conclusión divina.

Lo reinterpretará en sus páginas y así, sus personajes, tendrán una revelación imprevista a través de una palabra, un gesto, un recuerdo, un hecho trivial e inesperado que, acompañado de una gran alegría o una gran tristeza, cambiará sus vidas.

 

Los invito a leer Dublineses, a dejarse sorprender por esa época lejana, por esa sociedad acartonada y a encontrar que no todo ha cambiado tanto y que más de uno de sus personajes son parecidos a nuestro vecino, a nuestra tía, a nuestro jefe …

Evaluación: RECOMENDABLE

¡Espero los comentarios!

 

Alicia B. Zabaleta

#revistacuentame

#cuentameunlibro

#cuentameDublineses