Los clásicos no muerden.

 

Hoy quiero traer a Oscar Wilde, no voy a hacer una reseña de su vida ya que está al alcance de todos en un simple click.

Desde su Dublín natal hasta su muerte en Paris, la gloria y el infortunio acompañaron al escritor con todos sus matices.

Sagaz observador, mordaz, incisivo y sarcástico refleja en su extensa producción todas las fatalidades humanas con su estilo simple y ameno pero contundente, esas características que hacen que no podamos dejar de leerlo, que sus historias no hayan perdido vigencia, que aun hoy nos conmuevan, más allá de los años y las tecnologías.

El éxito indiscutible de El retrato de Dorian Gray marcó el verdadero comienzo de su esplendor. Wilde se vale del arte a través de todas sus expresiones para mostrarnos la naturaleza humana de manera descarnada en este libro. La fantástica idea de una pintura capaz de captar las miserias de su dueño, la juventud eterna y la atrayente idea de la inmortalidad que termina siendo la peor de las trampas nos sumerge en un mundo fascinante.

 

 

Pero no todo es tan dramático en la obra de Wilde, también hay espacio para el humor y el amor, les aconsejo El fantasma de Canterville o El príncipe feliz para leer con los niños; un flemático fantasma inglés se enfrenta al descreimiento escéptico de una familia norteamericana, las bromas de los niños y la enternecedora relación del fantasma con la jovencita que lo ayudará a lograr su descanso.

Lo recomiendo por mi experiencia. Los niños adorarán a ese fantasma desconcertado y deprimido que intenta sin éxito asustar a esa familia moderna e ignorante de las tradiciones británicas.

Para los que gustan de los ensayos y en especial para los interesados en el arte resulta imperdible El crítico artista, Wilde aborda la cuestión de la subjetividad y la objetividad en los críticos y los artistas de un modo entretenido y coloquial a través de un diálogo platónico que abarca todas las posibilidades de discusión sobre el arte.

La obra de Wilde abarca todo el espectro literario, hay para todos los gustos: poemas sublimes, obras de teatro que nos arrancarán más de una sonrisa y una lágrima como Una mujer sin importancia, Un marido ideal o La importancia de llamarse Ernesto

Los últimos escritos de sus ingratos tiempos en las cárceles francesas nos muestran desde su óptica inteligente el entramado interior del sistema carcelario de su tiempo en El caso del vigilante Martín y La reforma de las cárceles.

 

Los invito a leer a este gran escritor y a comentarlo aquí, ¡los espero!

Evaluación: IMPRESCINDIBLE

 

Alicia B. Zabaleta

#revistacuentame

#cuentameunautor

#cuentameOscarWilde