El dios de las pequeñas cosas, de Arundhati Roy

Género: novela

Esta es la historia de dos mellizos que, como nos recuerdan, se conocen antes de que la vida comenzase. De una mujer que ama de noche al hombre que sus hijos aman de día y que, frente al espejo del baño, intenta llorar por el dios de las pequeñas cosas. De la abuela ciega, aficionada a tocar el violín. De la empresa de encurtidos Paraíso que fabrica (ilegalmente) mermelada de plátano. Pero, como se nos advierte continuamente en la novela, las cosas pueden cambiar en un día. Ese día, la infancia de los mellizos Estha y Rahel se escapa sigilosamente, como si saliera de una habitación andando de puntillas, al tiempo que se desmoronan las vidas de Ammu, Velutha y Chacko. Los acontecimientos de la novela giran en torno a la llegada de Sophie Mol, hija del adorado tío Chacko y prima de los mellizos, que llega de Inglaterra para pasar la Navidad. La historia ocurre en el estado de Kerala, en la India, y el año es 1969.

 

 

 

El dios de las pequeñas cosas es la primera novela de Arundhati Roy, escritora, guionista, ensayista y activista involucrada en la defensa del medio ambiente y de los derechos humanos. Se publicó en 1997 y la autora no ha vuelto a producir una obra de ficción hasta veinte años después, su segunda novela se llama El ministerio de la felicidad suprema. El dios de las pequeñas cosas, cuyo texto original está en inglés, fue inmediatamente un éxito de crítica y público. Se trata de una novela poliédrica, lírica, que requiere una lectura lenta. Para mí es una obra maestra, pero entiendo que es una novela de difícil lectura para aquellos que estén acostumbrados a argumentos lineales y abundantes diálogos. Solo os aseguro que, si os atrevéis a leerla, no os dejará indiferentes y los personajes seguirán viviendo en vuestra mente mucho tiempo después.

 

EVALUACIÓN: IMPRESCINDIBLE

El dios de las pequeñas cosas está publicado por Anagrama y cuesta 12,90€ en formato papel.

 

Gato Valdelvira

#cuentameuncuento

#cuentameunlibro

#cuentameeldiosdelaspequeñascosas

#todoslosgatossonpardos