La calidad del sueño

 

Si la semana pasada os contaba acerca de las distintas fases del sueño, hoy toca hablar de la calidad que debe tener para que sea reparador.

En la sociedad en la que vivimos, debido al ritmo tan elevado de vida, cada vez se están dando mayor número de casos de personas que presentan problemas de sueño. Estos problemas son muy variados, desde dificultad para conciliar el sueño, despertares nocturnos, privación del sueño…

 

Pero, ¿Cuáles son los principales riesgos para la salud el no dormir bien?

Un efecto de la privación del sueño es encontrarnos mal al día siguiente, siendo una característica de este sueño “perdido” la de no recuperarse, sino acumularse.

Las principales consecuencias de no dormir bien son:

  • Mayor riesgo de obesidad.
  • Mayor probabilidad de problemas cardiovasculares.
  • Menor tolerancia a los estresores diarios.
  • Problemas de conducta.

 

 La calidad del sueño se verá afectada por una serie de factores como por ejemplo:

El alcohol: Aunque simplemente hayamos tomado una cerveza en la cena, ya nos afectará a la hora de tener un sueño reparador.  Aunque es cierto que el consumo moderado de esta sustancia nos puede ayudar a conciliar el sueño también lo es que presenta incompatibilidades con el sueño profundo y reparador, por lo que, aunque hayamos dormido las horas necesarias nos levantaremos con sensación de cansancio.

 

La Cafeína: Todos sabemos que la cafeína es un excitador, por lo que, cuando abusamos de ella, tendremos mayor dificultad para conciliar el sueño.

Mucha gente dice que la cafeína no le afecta, que pueden tomar 3-4 cafés al día y dormirse al momento. Lo que esta gente no sabe es que con la cafeína la calidad del sueño es inferior, debido a que se acortan los ciclos del sueño y la duración de la fase “reparadora” del sueño disminuye.

 

Bebidas energéticas: Este tipo de bebidas son un peligro para poder tener un buen sueño reparados. Todas llevan taurina, sustancia altamente estimulante, pero además llevan tanta dosis de azúcar que la mezcla de ambas hace que sea una bomba para nuestro organismo.

 

Marihuana: Es cierto que la marihuana, el THC en concreto, ayuda a poder dormir, aunque el sueño resultante no es totalmente reparador por lo que es probable que durante el día siguiente no estemos tan descansados como necesitaríamos.

 

Recordar qué, si os interesa este tema, podéis ver el artículo anterior de “Las Fases del Sueño”, y en próximos artículos seguiremos tratando otros aspectos muy interesantes relacionados con el mundo de los sueños…

 

Abraham Ruiz

#revistacuentame

#Cuentamedormirconcalidad

#cuentamequenotomarparadormir

#cuentameconsecuenciasdenodormirbien