Bucarest y Transilvania: rompiendo falsos mitos

 

Leyendas y castillos. Algo que desde pequeño siempre me ha llamado la atención, y cómo no, uno de los destinos que tenía en mente desde hace mucho tiempo era Transilvania.

Por fin conseguí el hueco necesario y aunque la época del año no acompañaba (diciembre en estos países suelen ser fríos), mereció la pena disfrutar de los paisajes nevados que nos brindan los Cárpatos.

Pero empecemos desde el principio: Una escapada de fin de semana solo merecerá la pena para conocer Bucarest, la cual recomiendo dedicar un par de días.

Para poder conocer de forma general toda Rumania el tiempo rondaría entre 2-3 semanas y muchas horas de coche, pues, aunque es un país con la mitad de extensión que España, las vías de transporte no son tan buenas.

En mi caso decidí escaparme 5 noches, 4 días completos. 2 para Bucarest y 2 para la zona de Transilvania más cercana. A continuación, narro lo más interesante de cada región, precios, recomendaciones, así como los monumentos que debes visitar si o si:

 

BUCAREST

La capital de Rumania tiene un encanto peculiar. A mis compañeros les recordaba a Madrid, por los tipos de construcciones que podías ver por la ciudad, la magnitud y grandes de los edificios públicos y ministeriales, así como las grandes avenidas, parques y zonas verdes. A mi personalmente me dejo boqui abierto un lugar: El Parlamento.

 

 

 

El parlamento de Bucarest es el segundo edificio más grande del mundo solo por detrás del Pentágono (USA). La visita guiada es obligatoria (algunos días las hacen en español, si no habrá que escucharla en inglés), con una duración aproximada de 1h 15min y un coste de 8 euros aprox. Y solo visitas el 5 % del total de la superficie… Pasillos de 150 metros de longitud, decoraciones eclécticas asombrosas, lámparas de araña de oro gigantes… harán que te des cuenta la cantidad la cantidad de dinero que decidieron invertir (unos 3.000 millones de euros).

Otros monumentos que debes visitar en Bucarest son: El ateneo romano, el museo de arte, las basílicas ortodoxas que descubrirás mientras paseas, así como el parque Herastrau (en primavera debe ser un espectáculo). No recomiendo ver el museo de historia (mal organizado y todo en rumano).

Otra parada obligatoria es el barrio LIPSCANI, donde se concentra la fiesta durante la noche, y tiene un ambiente espectacular, así como todo tipo de estilos musicales. El coste de la cerveza de media en la capital ronda los 2,5 euros la pinta de medio litro.

 

TRANSILVANIA

Si dispones únicamente como nosotros de 2-3 días de visita, para ver el mayor número de monumentos y lugares necesitarás alquilar un coche y armarte de paciencia, pues las carreteras no son malas, pero tienen muchas curvas y pasan por muchos poblados.

Los lugares que te recomiendo visitar en tu travesía serán:

 

-Sinaia-Castillo de Peles

Una de las joyas de Rumanía. Este castillo era el palacio de Verano de los Reyes, un lugar espectacular ya no solo por la arquitectura del edificio sino por la el contenido del mismo. Un patrimonio histórico y artístico de una gran calidad, así como las 160 habitaciones que conforman el inmueble. El único problema es que si quieres echar fotos vas a tener que pagar un plus (una tontería, lo sé, pero merece la pena gastarse ese extra. Otra opción es echarlas de forma pirata sin que se den cuenta los vigilantes… en tu mano lo dejo).

 

 

-Bran-Castillo Vlad Tepes:

Dicho castillo el cual también es impresionante, construido en piedra en el siglo 15, te transporta a un mundo mágico de terror y de fantasía.

La verdad que esperábamos un poquito más de la historia de Vlad Tepes en dicho castillo, aunque todo quede decir que el lugar es impresionante y maravilloso y están muy bien conservado.

 

 

-Fortaleza Rasnov

Algo que no estaba dentro de nuestros planes pero que al visitarla nos alegramos mucho de haber realizado esa parada, fue la fortaleza de Rasnov. El monumento enclavado en lo alto de una colina, obra de los sajones en el siglo 11, no deja a nadie indiferente y muestra unas vistas de la zona de los Cárpatos y de la propia ciudad impresionante.

 

-Brasov

Nada llamativo tiene esta población, pero su ubicación geográfica de cara a poder movilizarte por la zona, es la mejor de todas. Recomendable por tanto como “centro de operaciones” para desplazarte a diferentes lugares. Además, tiene muy buenos restaurantes (visita obligatoria para comer Dei Frati y la Ceaun) y una zona de fiesta en la avenida principal bastante divertida y variada.

 

-Sighisoara

Por la tarde nos acercamos a Sighisoara ciudad que vio nacer a Vlad Tepes y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Cabe decir que el lugar merece la fama que tiene pues el pueblo también en lo alto de una colina todo empedrado y con varias iglesias ortodoxas, así como la casa donde nació Vlad Tepes y la Torre del Reloj crea un ambiente y una atmósfera medieval inigualable.

No hay que dejar de subir las escaleras que te hacen subir a lo más alto de la colina para poder así también admirar el maravilloso cementerio gótico que tiene y que además está rodeado de cientos de cuervos y que generan una sensación de terror más aún si visitas el lugar anocheciendo.

 

 

Tengo claro que volveré a Rumania, pues hay muchísimo más que ver y descubrir, pero la próxima vez con más tiempo.

Kike Guardia

#revistacuentame

#cuentametuhistoria

#cuentameRumania

 

EXTRA: Algunos datos a tener en cuenta (actualizado a diciembre 2017)

Cambio EURO-LEI: 4,6 (varía según la fecha)

Precio medio comida: 6-10 euros.

Precio medio hab doble: 40 euros.

Gasto diario: 25 euros/persona.

PRESUPUESTO APROXIMADO

Hotel:120 euros.

Comidas y visitas: 100 euros

Alquiler coche (2 personas): 50 euros

Avión (desde Málaga): 200 euros.

Presupuesto total para 5 días 4 noches: 470 euros ( sin escatimar en gastos).